Translate

miércoles, 24 de octubre de 2012

Comedores escolares: educar comiendo


Los comedores escolares son un servicio complementario que resulta de gran utilidad a padres y madres para ayudarles a conciliar la vida laboral y familiar ya que tienen una duración de hasta dos horas desde que acaba la jornada escolar de la mañana (de 14.00 a 16.00 horas).
Actualmente más de un millón de niños y niñas de Educación Infantil, Primaria, Secundaria y Educación Especial utilizan este servicio en nuestro país.
Pero los comedores escolares han saltado a la calle este año: la dieta de la fiambrera (click aquí para más información) y el aumento de precio son algunos de los motivos que nos hacen preguntarnos ¿sabemos cómo se come y qué se come en los comedores escolares?, ¿Son educativos?, ¿Interviene la comunidad educativa y los padres en las decisiones del comedor?

Para los niños, el acto de comer debe ser un marco de referencia con el que no sólo se alimentan bien, sino que adquieren una serie de normas sociales y aprenden a comportarse de manera correcta delante de la comida. Esto es algo que tiene muy presente el personal que trabaja en los comedores: se les debe dejar claro desde muy pequeños que la comida tiene un momento y un lugar, y que los juegos y otras actividades llegarán después de comer.
Hoy en día, el servicio del comedor está regulado por la Ley de Seguridad Alimentaria y Nutrición 17/2011, la cual  recoge medidas en varios ámbitos, destacando que la oferta alimentaria de los centros escolares sea variada y adecuada a las necesidades nutricionales de los alumnos. También cita la obligación que tienen las industrias de utilizar tecnologías e ingredientes que minimicen el contenido de grasas trans en la cadena alimentaria, en especial para los alimentos del entorno escolar. Tanto es así que los comedores escolares de los centros promueven una alimentación saludable que está supervisada por nutricionistas y que, entre otros aspectos, se caracteriza por:


  • Una mayor proporción de verdura en los menús
  • Fruta fresca como postre al menos cuatro días a la semana
  • Uso de aceite de oliva virgen extra
  • Más pescado que carne, que debe ser magra
  • Prohibición de los alimentos precocinados y limitación de los fritos
  • Apuesta por la dieta mediterránea y los productos ecológicos




Un ejemplo de menú sano que se podría seguir en un comedor escolar sería:

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada